La felicidad brota en el corazón...

La felicidad brota en el corazón, con el rocío del cariño, la ternura y la comprensión. Son instantes y momentos de plenitud y bienestar; unidos y ligados a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella. La felicidad siempre está de salida, para tenerla hay que gozar de paz interior.

Cada edad tiene su propia medida de felicidad...y recuerda...

“Cuánto gozamos con lo poco que tenemos y cuanto sufrimos por lo mucho que anhelamos”

 

https://www.facebook.com/Simone-Seija-Registros-Akásicos-1451899725080064/?fref=ts

 

Registros Akásicos - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Copyright © 2015 Pablo Benítez