A veces sentimos...

A veces sentimos una angustia muy profunda.

Tan fuerte que parece que tuviera mil brazos.

Esos mil brazos nos envuelven como una hiedra a un árbol vivo.

Hasta quitarnos el aliento vital.

Hasta olvidarnos que éramos árbol y creernos hiedra.

Entonces es necesario que una hoz amiga corte esas ramas que ahogan, para poder volver a respirar.

Ser quien da paso al aire es el rol que toma la persona que nos dice:

- Basta. Basta de sentir lástima por ti misma. Agradece la vida. Abraza la luz y de a pequeños pasos comienza a recorrer el camino.

Si eso no sucede, la hiedra de la tristeza nos cubre por completo y olvidamos vivir.

A veces, tenemos que convertirnos en nuestras propias hoces liberadoras y decirnos: Basta!. Envueltas en fe y pletóricas de esperanza.

 

Bendiciones!!

 

https://www.facebook.com/Simone-Seija-Registros-Akásicos-1451899725080064/?fref=ts

 

Registros Akásicos - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Copyright © 2015 Pablo Benítez